Humildad y servicio. Muestras del liderazgo

afiguera —  mayo 13, 2013 — Deje un comentario
Share Button

Dos elementos centrales e indispensables para el ejercicio y desarrollo de un liderazgo realmente influyente y generador de un efecto perdurable en la vida de las otros es la humildad y el servicio.


La humildad es una virtud que nos coloca en la posición correcta para servir y esto es el nivel más alto de liderazgo.

Muchos tienen concepciones equivocadas respecto al liderazgo y al servicio, creen que un líder es alguien que está arriba de los demás y por lo tanto debe ser servido por otros, nada más lejos de la verdad, luego algunos también necesitan entender que servir a otros no es ser un servil. Servir a otros es disponerse y disponer de lo que se tiene para el beneficio de las personas. Algunos piensan erradamente que servir es humillarse, quizás se sienten así porque sus hinchados egos le hacen desvariar. “La soberbia no es grandeza sino hinchazón, y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano” Agustín de Hipona

Para hacer más énfasis aún, les digo, la lección de liderazgo más explícita del líder más grande está directamente ligada a la humildad y al servicio: “el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor” Mateo 20:26

La humildad y el servicio son grandes muestras del liderazgo, por lo tanto no debemos confundir humildad con inseguridad personal ni tampoco con una condición de carencia económica, siempre digo que humildad no es una condición del bolsillo sino del corazón. Tampoco se debe confundir arrogancia con seguridad personal. Lo que sucede realmente es que el arrogante es tan inseguro de si mismo que es incapaz de servir a otros, pero el humilde está tan seguro de quién es que no tiene problemas en hacerlo. Mientras que el arrogante se escuda en sus aires de superioridad para no mostrar sus vulnerabilidades el humilde es abierto y entrega de lo que tiene para el bien de los demás.

La humildad de un líder se muestra por medio de sus actos de servicio. Solo alguien verdadera humilde sirve a otros de manera desinteresada y genuina.  El servicio toca el corazón de las personas de una manera que no puede lograrse con ningún otro mecanismo y esto los movilizará para bien, es decir, desarrollara el liderazgo, además cuando servimos abrimos puertas de posibilidad que de otra manera jamás se abrirían.

Ser humilde y servir es mejor. La humildad y el servicio son grandes muestras del liderazgo.

Continua potenciando tu vida al máximo.

Abraham Figuera Alvarez
Coach / Escritor / Conferencista
@lidereshoy
af@afiguera.com

Share Button

afiguera

Posts